domingo, 6 de septiembre de 2009

Apoyo a los afrodescendientes

Por Raúl Tamayo Gaviria

El Colombiano, Medellín

Septiembre 5 de 2009

En una reunión social había un hombrecito, de esos echa flotas, que se sienten muy uvas y apoderado de la palabra en un corrillo de señores decía muy ufano:

-¡Yo sí sé cómo complacer a una mujer!

Su esposa, que lo alcanzó a escuchar en el grupo de damas contiguo, le respondió:

-Entonces, ¿Por qué no me has dado la satisfacción de dejarme sola?

Las comunidades negras de Bocas de Curvaradó, Brisas y La Iguaná se reunirán en el casco urbano del municipio de Carmen del Darién, Chocó, el próximo 12 de septiembre, para elegir democráticamente su Consejo Comunitario Mayor, para cumplir con la sentencia de la Corte Constitucional T-025/04 sobre el desplazamiento forzado.

Estas comunidades han sido torpedeadas por quienes dicen defender los Derechos Humanos, como son las ONG Justicia y Paz y la Pasc Canadá, que el año pasado manipularon la elección del Consejo en Despensa Media, Chocó, valiéndose de personas de otras comunidades de chilapos y mestizos que se matricularon como afrodescendientes sin serlo y sin ser residentes de las zonas territoriales que la ley les dio a las negritudes en el Chocó.

Con artificios manzanillescos y respaldados por la Oficina de Derechos Humanos de la Vicepresidencia de la República, que preside el ex guerrillero Carlos Franco y la representante del Ministerio del Interior y de Justicia, una doctora Nieto, quien ya salió del Ministerio, y la reemplazó Gloria Teresa Cifuentes, las ONG de izquierda impusieron con los votos chilapos y mestizos a la señora María Ligia Chaverra en contra de don Manuel Moya, que era el representante de los negros.

Por los vicios legales que hemos dicho y por no reunirse en el domicilio legal, el alcalde del Carmen anuló en julio del año pasado la elección de ese Consejo Comunitario Mayor, que ahora se elegirá cumpliendo con todas las estipulaciones legales.

Las comunidades de Curvaradó solo piden que las dejen resolver sus problemas sin interferencias, pues ya están circulando por internet correos de la ONG comunista Pasc Canadá con acusaciones falsas contra los dirigentes del encuentro al que están citando con las firmas de 470 afrodescendientes pertenecientes a las comunidades de Curvaradó y al cual esperan la asistencia de más de seiscientas personas.

Piden también que las doctoras Rosa Carlina García Anaya y Alejandra Córdoba Monroy, directora y asistente de la Dirección General de Comunidades Negras, asistan a esta asamblea para que se den cuenta de la situación.

Los miembros de las ONG comunistas, de Justicia y Paz y Pasc Canadá, si quisieran ayudar, lo que deberían hacer es marginarse, como pedía la señora del cuento, pero por supuesto, no lo harán, porque a los comunistas lo que les interesa es la tea incendiaria y que el Ejército y la Policía Nacional, no les den protección a las comunidades Negras. ¿Dónde están los dirigentes del Chocó que no ayudan a estas comunidades? Sabemos que algunos políticos chocoanos están detenidos como valientemente lo dijo el doctor José E. Mosquera en El Mundo esta semana. Piedad Esneda debe estar en Venezuela llorando la derrota de Chávez en Unasur. ¿Pero los otros?

ÑAPA: Hubiera dado cualquier cosa por haber visto la cara que puso Felipe Zuleta Lleras cuando los noticieros anunciaron la aprobación del referendo reeleccionista en la Cámara de Representantes por 85 votos contra cinco. Este gratuito enemigo de los antioqueños lo hemos declarado "persona no grata" con todo y El Espectador . Sea Uribe Vélez candidato o no, este fue un triunfo del gobierno y del ministro Fabio Valencia. Formidable la constancia del doctor Óscar Arboleda Palacio.

1 comentario:

PASC dijo...

En la edición del 5 de setiembre del 2009 de El Colombiano aparecen graves acusaciones contra nuestra organización. El PASC es una organización canadiense de defensa de los derechos humanos, reconocida y respetada por las demás agencias de cooperación canadienses que obran en Colombia y por la Embaja de Canadá en Bogotá que conoce bien nuestra labor.

El PASC en colaboración con la Comisión intereclesial Justicia y Paz garantiza una presencia internacional en las comunidades afro colombianas que elaboran propuestas de paz y dignidad para remediar a las situaciones de violación de los derechos humanos generados por la dinámica de los desplazamientos forzados, de los cuales el Ejército nacional y las tropas paramilitares son los principales responsables. Las comunidades que han sido despojadas de su territorio en el 1997 por la Operación Genesis de la Brigada 17 organizada por el General Rito Alejo del Rio, hicieron reconocer su territorio colectivo bajo la ley 70. ** la resolución **** confirma que los territorios son de las comunidades y que las empresas son ocupantes de mala fe.

En ningún momento el PASC- Canadá hace injerencia en los procesos de decisión de las comunidades como lo insinúa el Sr Raùl E. Tamayo Gaviria en su columna de opinión y de eso pueden dar fe los legítimos miembros de los consejos comunitarios de las Cuencas de Jiguamiando y del Curvarado.

Las denuncias contra las organizaciones que acompañan las comunidades para recuperar sus tierras han sido profesadas por Manuel Moya Lara quien esta procesado judicialmente en el proceso radicado como 979348 en Fiscalía 88 seccional de Medellín por los delitos de fraude procesal y falsedad en documento público, por el delito de inducir a error a funcionarios públicos al suplantar a la antigua representante legal del Consejo de Curvaradó . Es evidente que el Sr Manuel Moya ha sido manipulado y utilizado como una ficha mas por el paramiltarismo para adueñarse de los territorios colectivos de las comunidades negras y darse apariencias de legalidad

Creemos que el Sr Raùl E. Tamayo Gaviria quien hizo públicamente en su articulo estas acusaciones debe retractarse públicamente. Le solicitamos a la direccion de El Colombiano publicar integralmente nuestra carta de respuesta, como un derecho legitimo a la replica ante tanta difamación.

En vez de denunciar a las ONGs de derechos humanos que de buena fe acompañan a las víctimas del conflicto, el Sr. Raùl E. Tamayo Gaviria debería preguntarse ¿que hay detras del desplazamiento forzado en el Bajo Atrato? ¿Quienes son los beneficiarios del proyecto de palma que fue implementado de manera ilegal y sangrienta en los territorios colectivos de las comunidades negras del Curvarado? O porque Vicente Castaño declaro a la revista semana que el mismo habia llevado a los empresarios de la palma a la región? O en que van las investigaciones, despues de que el ex comandante paramilitar « HH » haya declarado ante la justicia en el marco de la ley 975, que varios « ex–paras » conocen a fondo el proyecto de palma en el Bajo Atrato y en particular el Sr Rodrigo Zapata quien fue según su decalaración, el responsable de legalizar en el Incora los documentos de las tierras para la implementación de los monocultivos de palma en el Jiguamiandó y Curvaradó, tierras que según lo afirma, empezo a adquirir Vicente Castaño en el 1996, año en que empezaron las masacres que precedieron al desplazamiento forzado masivo en la región.