viernes, 14 de agosto de 2009

Vuelve y juega, Comandante

Por Eduardo Herrera Berbel

El Colombiano, Medellín

Agosto 14 de 2009

Vuelve y juega el comandante Chávez con su intemperancia y retórica anticolombiana. En esta oportunidad, por la negociación del Convenio de Cooperación y Asistencia Técnica entre Colombia y USA para luchar contra el narcotráfico. Esta ha sido una decisión autónoma del Estado colombiano que no requiere consultar a país alguno y menos al comandante-presidente. Sólo el estricto cumplimiento de las disposiciones que contempla nuestra Carta Política, para presencia o tránsito de tropas militares extranjeras, en el territorio nacional.

El comandante-presidente está aplicando la vieja estrategia de defenderse atacando. En esta forma, intenta minimizar la gravedad de haber incautado a las Farc tres cohetes antitanques que Suecia había vendido al ejército venezolano. Además, emplea la técnica de la desinformación con gran habilidad, para generar en el imaginario nacional e internacional el sofisma de que se van a instalar en Colombia siete bases norteamericanas, lo cual no es cierto. Y de contera, que la seguridad regional está siendo amenazada.

La situación descrita pareciera ser parte de una jugada política a tres bandas. La primera, convertir el Acuerdo de Cooperación y Asistencia Técnica con USA, en un factor de desestabilización regional; la segunda, aprovechar esta coyuntura, para consolidar su liderazgo y el proyecto expansionista bolivariano; y la tercera, profundizar la polarización del bloque colombiano de oposición política, para perturbar el debate electoral que se avecina, colocando a la orden del día la posible solución de la crisis con Venezuela.

Por esta razón, hoy tenemos desde ex presidentes, dirigentes del Polo Democrático Alternativo y hasta los autollamados Colombianos y Colombianas por la Paz, haciendo venias y dando calurosos abrazos en el palacio de Miraflores, convertidos en multiplicadores de las posturas teatrales y mediáticas del comandante Chávez, fungiendo de mediadores de oficio en una crisis diplomática que no están llamados a resolver. Por el contrario, esas actitudes inconsultas debilitan la institucionalidad de la diplomacia oficial y olvidan de plano, que los intereses nacionales priman sobre egos y protagonismos personalistas.

Comandante Chávez, parece que su objetivo geoestratégico es generar un modelo de miniguerra fría regional. Sabemos que usted se encuentra inmerso en una carrera armamentista sin antecedentes en el hemisferio, rompiendo equilibrios de poderes militares. Sus compras de armamento han incluido desde misiles TOR-M1 e Igla -S, tierra-aire, aviones Sukhoi, helicópteros MI 35, radares tridimensionales JYL-1, 100.000 fusiles Kalasshnikov AK 103, hasta patrulleras costeras. Además, se encuentran en proceso de adquisición 100 tanques T-72 M, 300 vehículos blindados y algunos submarinos. Sólo nos resta preguntarle: ¿quién es la verdadera cabeza de playa revolucionaria y expansionista que amenaza la democracia y la seguridad hemisférica?

Por último, es oportuno dejar como reflexión, que los temas de seguridad nacional no se negocian en los medios de comunicación, y que a ningún país se le puede criticar por hacer alianzas estratégicas para combatir amenazas transnacionales. Desde luego, los únicos favorecidos con estas tensiones y contradicciones de las elites de poder colombianas son los actores violentos como las Farc.

Comandante Chávez: sus bravuconadas no nos asustan. En Colombia no hay cabida para una quinta columna bolivariana. Más bien, los colombianos deberíamos comprometernos en una campaña admirable, para rescatar el ideario político del Libertador, hoy secuestrado por usted y su socialismo del siglo XXI.
* Mayor General (r) Ejército Nacional

No hay comentarios: